Celebrate a life well-nourished with a Vive weekly subscription - Click here to learn more!

La historia del agotamiento de Bretaña

4 minutos de lectura

Nunca estoy muy seguro de cómo empezar este tipo de cosas, pero lo que sí sé es que cuando estemos listos, compartir nuestras historias tiene poder... así que allá vamos. 🤍

Este capítulo comienza unos años después de mi viaje empresarial con Vive, que comenzó en 2013. Fue un torbellino de emoción y aventura y, por primera vez en mi vida, sentí que estaba creando intencionalmente una vida alineada con un sentido más profundo de objetivo. Mi dharma. Mi destino. Aunque definitivamente no tenía ese idioma a los 23. 😉

Dos años después, en 2015, dejé una relación traumática de casi ocho años y pedí el divorcio, abrí dos nuevas tiendas poco después, experimenté una profunda inseguridad financiera y, al mismo tiempo, incurrí en patrones de comportamiento dañinos. Evitación, entumecimiento, perfeccionismo, lo que sea, probablemente lo he experimentado... a menudo porque no sabía en ese momento cómo lidiar con la montaña de estrés que estaba experimentando además del trauma ancestral e infantil que llevaba.

No hace falta decir que fue mucho.

A principios de 2017, comencé a recuperarme después de una poderosa ceremonia de plantas medicinales. Entré en terapia, comencé a practicar yoga nuevamente, aprendí a meditar y, aunque las cosas definitivamente mejoraron, todavía experimentaba ansiedad intensa y sobrecarga de estrés. En 2018 supe que algo tenía que cambiar y ese mismo año cerramos las dos tiendas que había abierto tres años antes. La verdad es que pensé en cerrar del todo porque estaba muy agotada. Si no hubiera sido por mi actual socio Craig, Vive no estaría aquí. Fue su aliento y su visión puesta en el futuro lo que nos mantuvo adelante.

En 2019 remodelamos Vive y se convirtió en la hermosa y luminosa tienda de barrio que siempre había imaginado. Simplificamos nuestras operaciones y, por primera vez en cinco años, sentí que podía respirar profundamente. Todavía estaba exhausta, pero al menos podía respirar.

Cuando llegó enero de 2020, mi sistema había llegado al agotamiento total. Después de todo lo que había experimentado en mi vida, necesitaba tiempo y espacio para concentrarme en mí mismo (lo cual me parecía muy al revés debido a mi condicionamiento), pero sabía que algo grande se avecinaba. No tuve más remedio que escuchar el llamado de mi cuerpo pidiendo descanso.

Había estado yendo durante tanto tiempo, alejándome de casi todo para poder sanar y recordar que mi espíritu era tan aterrador como necesario. Regresé a Vive periódicamente para ayudar durante la pandemia, pero todavía no podía sostenerlo, por mucho que algunas partes de mí quisieran. Por mucho que fuera difícil ver a Vive continuar sin mí, también fue hermoso ver a mi equipo unirse y llevar la antorcha.

Del 2020 al 2022, aprendí a poner en práctica por mí mismo todo lo que sabía en mi corazón y había dado a los demás. Durante ese tiempo, también me sumergí en educación sobre curación de traumas, aprendí sobre marcos energéticos para la curación y una mayor comprensión de nuestra interconexión y revisé mi camino interior con las plantas para sanar mi cuerpo, mi espíritu y mi mente.

Muerte de identidad, despertar espiritual, noche oscura del alma, crisis de salud emocional/mental/espiritual… este tiempo se podría llamar de muchas maneras, pero para mí fue un proceso de renacimiento. Había tantas cosas que tenía que afrontar, sentir y dejar ir. Y por más difícil que haya sido esto, lo que he ganado no se puede medir.

Lo que me gustaría terminar con esto es el reconocimiento de que, si bien mi cuerpo aún se está poniendo al día con toda esta transformación interna que ha tenido lugar, hay una ligereza dentro de mí que no sabía que podía existir a esta profundidad. Sinceramente puedo decir que nada es demasiado grande, demasiado oscuro, demasiado desordenado o demasiado para sanar si estás realmente dispuesto a hacerlo y te mantienes abierto a las posibilidades llenas de gracia.

También sé que mi viaje habría sido mucho más sencillo si hubiera encontrado antes el apoyo que necesitaba. Digo esto con compasión porque sé en el fondo que todos hacemos lo que podemos con lo que tenemos disponible, todos tenemos nuestras lecciones únicas que aprender y la vida sigue su propia línea de tiempo.

Creo sinceramente que el bienestar requiere una nutrición de espectro completo y es por eso que me entusiasma no solo crear ofertas como Adrenal Tonic Focus Group que puedan apoyar nuestro bienestar físico, sino también defender la salud emocional, mental y espiritual.

Para mí, todo esto se reduce a explorar cómo nos relacionamos con nosotros mismos, entre nosotros y de qué somos parte. Recordar lo real y honrar lo sagrado, reconocer que “nutrirse” va mucho más allá de lo que comemos físicamente. La nutrición se trata de conexión con la tierra, nuestros cuerpos y lo que reposa dentro de nuestros corazones.

Pensé que mi tiempo con Vive había llegado a su fin, pero estoy agradecido de estar aquí y ver qué se quiere cocrear. Lo que sí sé con certeza es que estoy dedicado a hacer las cosas de manera diferente en el mundo.

Anterior Siguiente

Escribir un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios se tienen que aprobar antes de que se publiquen.